Aplicando la mayor calidad en las materias primas, se consigue la exquisitez, delicadeza e imagen, que son las características esenciales para que la bollería se convierta en "Gran Bollería"